Venta directa de automóviles ¿Cuáles son los pro y los contras?

Todos los que poseen un vehículo en algún momento se enfrentarán al hecho de venderlo y deberán decidir la mejor forma de hacerlo. Hay varias opciones pero cada una presenta pros y contras, veamos en esta oportunidad los beneficios y perjuicios del método de venta directa realizada por el propietario.

Los beneficios de la venta directa

Ocurre cuando el propietario del vehículo lo comercializa personalmente a un comprador y sin intermediarios. Tiene como beneficio obvio evitar el pago comisiones de terceros con lo cual se puede obtener un mejor precio en muchos casos. Además el vendedor determina todos los detalles del negocio en forma directa y no está sujeto a las políticas de una empresa comercializadora. Por último, como el propietario es quien mejor conoce su vehículo, al tener comunicación directa con el comprador puede resolver los problemas, dudas o inquietudes que afecten la negociación de forma rápida.

 

Los inconvenientes de la venta directa

Por otro lado, este sistema presenta algunos inconvenientes y dificultades para el vendedor. 

En primer lugar están los problemas comerciales, sobre todo si el vendedor no tiene experiencia, ni conocimientos que le permitan negociar con la suficiente pericia. Temas tales como la forma y los medios de promoción o publicidad para mas eficaces y sencillos para la venta, el precio promedio correcto, según la versión, características y ciudad en que se hace el negocio, podrían hacer que se llegue a vender el vehículo por debajo del precio comercial. También surgen duda sobre el monto de los descuentos que se pueden hacer al comprador, el valor de los accesorios y lujos que tenga instalado el vehículo también son temas difíciles de cotizar o valorar, por tratarse de bienes usados y depreciados. Esto igualmente influye en el éxito o fracaso de la negociación.

Por otro lado están los inconvenientes y dudas legales. Si el vendedor no tiene los conocimientos suficientes en esta área, puede cometer errores que lo lleven a no estar protegido frente a reclamos del comprador posteriores a la entrega del vehículo. Incluso puede quedar mal diligenciado el contrato de compraventa en cuyo caso este documento solo sirve para hacer el trámite de tránsito pero no para determinar las obligaciones de las partes en el negocio. ¿qué pasa si una de las partes se retira en forma justificada o injustificada del negocio? ¿Cuánto terminan y comienzan las obligaciones de las partes?

También están los inconvenientes de tránsito. Este trámite plantea un dilema para el vendedor: ¿Qué debe ser primero el traspaso o el pago del vehículo? Este punto puede ser tensionante y engorroso para las partes, sobre todo si el vehículo está matriculado en ciudades o municipios diferentes de donde se hace el negocio.

En la venta de vehículos el viejo refrán de que “lo barato sale caro” cobra toda su dimensión. 

Además, están los problemas logísticos, que no son menos importantes y tensionantes que los anteriores. El problema de la seguridad del negocio es de la mayor trascendencia. El vendedor debe plantearse dónde, cuando y como puede exhibir el vehículo con seguridad ¿en su residencia, en la comprador, en el sitio de trabajo o en un sitio neutral? ¿puede exhibirse el vehículo a cualquier hora o solo en ciertos momentos? ¿Es seguro autorizar y efectuar pruebas de ruta con los compradores? También surgen dudas sobre la forma de pago ¿cuándo, cómo y dónde se recibirá el pago o pagos? ¿se aceptará otro vehículo en parte de pago? ¿se hará negocio si el pago es con desembolso de crédito? Y finalmente otras dudas tales como ¿En qué momento debe inmovilizarse el vehículo: cuando se pone en venta, cuando se firma el contrato, cuando lo separan, cuando lo pagan totalmente?

Dentro de los problemas logísticos también está el tema de la inspección del vehículo y los mantenimientos por desperfectos que resulten en dicho peritaje. quién debe pagar esto? ¿entrarán estos valores dentro del negocio? ¿Qué mecánico, pintor o técnico deben hacer los arreglos? 

Por último, están los procedimientos de entrega y postventa. Debido a que cuando el propietario hace el negocio se sujeta a que el comprador conoce sus datos personales y de contacto el tema de la entrega y la postventa es muy importante. En este punto se generan varias dudas para el vendedor: ¿Cómo y cuándo se hace la entrega del vehículo? ¿Qué documentos deben respaldar la entrega material? ¿Cuándo termina la responsabilidad del vendedor sobre el vehículo? ¿Cómo se deben manejar los reclamos del comprador posteriores a la entrega?

Veamos un resumen de algunos de los beneficios y perjuicios o dudas que tiene el vendedor al momento de negociar directamente su vehículo.

Beneficios 
1. Se evita pago de comisiones de venta a terceros, con lo cual se puede obtener un mejor precio de venta.
2. El vendedor decide y controla los detalles del negocio (descuentos, forma de pago, obligaciones, forma de entrega, etc.)
3. Como existe comunicación directa con el comprador, el vendedor puede resolver problemas, dudas o inquietudes que afecten la negociación.
 

Inconvenientes y dudas
1. Inconvenientes comerciales
¿ Qué medios de publicidad y promoción den usarse en la venta?
¿Cuál es el precio correcto de venta del vehículo?
¿Cuál es el precio mínimo de venta y el valor del descuento máximo que se podría autorizar?
¿Cuál es el valor de los accesorios y lujos instalados?
2. Inconvenientes legales
¿Qué documentos deben respaldar el negocio y cual debe ser su contenido mínimo?
¿Qué obligaciones deben tener las partes dentro del negocio?
¿Puedo utilizar contratos prediseñados o debo elaborar un contrato según las características del negocio?
3. Inconvenientes de tránsito
¿Qué obligaciones de tránsito le corresponden a cada parte en el negocio?
¿En que momento se debe traspasar el vehículo: antes o después del pago?
¿Cómo se hace el trámite si la matricula está en una ciudad diferente?
4. Inconvenientes logísticos
¿Dónde, como y en que horarios debo exhibir el vehículo en forma segura?
¿Es aconsejable autorizar y efectuar pruebas de ruta con los compradores?
¿Cómo debo recibir los pagos?
¿Debo aceptar otros vehículos o bienes en parte de pago?
¿Puedo hacer negocios donde el pago sea con desembolso de crédito?
¿Cuándo debo inmovilizar el vehículo?
¿Cómo se debe manejar los temas de inspecciones y mantenimientos técnicos?
5. Inconvenientes de entrega y postventa
¿Cómo y cuando se debe hacer la entrega del vehículo?
¿Cuándo finaliza la responsabilidad del vendedor?
¿Cómo se deben manejar reclamos del comprador posteriores a la entrega?

Como se vé, lo que inicialmente parecía un procedimiento sencillo, resulta ser en realidad un procedimiento complejo y delicado que requiere de tiempo, paciencia, dedicación y, muchas veces, de asesoramiento en áreas comerciales, jurídicas, técnicas, mecánicas y logísticas.

Si el vendedor cuenta con esas capacidades, conocimientos y con el tiempo que la actividad exige puede hacer el negocio directamente sin problema. Si no es así, la mejor opción es vender el carro a través de terceros expertos, tales como agencias, concesionarios y compraventas legalmente constituidos; evitando recurrir a negocios o vendedores informales o sin reconocimiento legal, que no están sujetos a ningun control estatal y que pueden poner en riesgo no solo la negociación, sino también el propio vehículo o la tranquilidad y el patrimonio del vendedor. 

En la venta de vehículos el viejo refrán de que “lo barato sale caro” cobra toda su dimensión. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba
Abrir chat
¿Necesitas asesoría?
Bienvenido(a)! si tienes alguna duda sobre nuestros servicios, no dudes en contactarnos y con gusto te atenderemos